<>

Descubriendo nuestra herencia en Dios

Categories: Estudios de la Palabra

No devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo; sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición. 1ª Pedro 3:9

Su Padre Celestial ha pensado en usted y ha proveído herencia. La Biblia dice que no son los hijos los que heredan a sus padres, sino son los padres los que amontonan para los hijos y es de honra cuando un padre da herencia a sus hijos. Nosotros deberíamos esforzarnos por dejarles un legado, una herencia a nuestros hijos, es bíblico. La Biblia dice que el justo tendrá bendición y serán benditos sus hijos y los hijos de sus hijos también, y tendrán heredad de los justos. Todo lo que sea opuesto a lo que Dios dice, no es de Dios. Todo lo que viene contrario a esta verdad escrita, inquebrantable, inamovible, todo pasará, excepto la Palabra de Dios. Todo lo que va en contra de esta verdad, no lo acepte. Dios dice que usted fue llamado para heredar bendición. Sería un lujo innecesario seguir cargando con maldiciones, si Cristo ya pagó el precio en la cruz del calvario. El se hizo maldición para que nosotros recibiésemos bendición. El plan de Dios es que usted fluya y camine en la herencia que El ha establecido en Su Palabra.

Cuando alguien es ignorante de lo que le corresponde, sencillamente va a vivir una vida limitada, escasa, careciendo de todo aquello que el testamento habla que le pertenece.

Hubo un hombre que heredó el retrato al óleo sobre tela de su abuelo. El notario leyó el testamento, el cual decía que este hombre había heredado el retrato. Este hombre comenzó a llorar, diciendo que su abuelo se había recordado de él y que esa pintura era muy linda. El notario sigue leyendo: “Aparte de eso, le heredó…”. Y el hombre dice: “No quiero saber más, es suficiente con el óleo sobre tela”. Se va, pone el cuadro en su casa y se alegra por el afecto hacia su abuelo. El notario sigue leyendo el testamento: “Aparte de dejarle el cuadro al óleo sobre tela, también le dejo 14 caballerías en la Costa Sur y $250,000. Pero la ignorancia, menosprecio, desequilibrio del nieto, el no prestar atención ni conocer lo que decía el testamento, le llevó a vivir una vida de ilusión, emoción, de recuerdos muy buenos del abuelo, pero muy escasos en todo lo demás. Sencillamente porque no prestó atención al testamento.

Algunas veces nos sucede así, vino alguien a darnos una herencia y nos dejó un testamento, en el cual hay tremendas bendiciones y la parte prioritaria es la parte espiritual, lo que nunca debemos perder de vista. La Biblia dice, buscad las cosas de arriba, poned la mirada en las cosas que no perecen. Mateo 6:33 dice: Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. El espiritual busca las cosas del espíritu, y hay una herencia espiritual. Efesios 1:3. “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, el cual nos bendijo con toda bendición espiritual en lugares celestiales en Cristo Jesús”.

Pero a veces le hemos dicho al Señor, tocados, quebrantados por Su presencia: “No quiero nada, solo esto”. Suena lindo, espiritual pero no bíblico. Dios quiere bendecirte en lo espiritual, en tu alma, en tu cuerpo, pero también El quiso que recibiéramos bendiciones materiales también.

¿Quieres descubrir tu herencia en Dios? Y salir de la escasez, de la limitación, sólo hay una forma y es que entregues tu vida a Jesucristo o que reconcilies con El. Y si has estado en sus caminos pero ignorante quizá de sus bendiciones integrales, este el momento de decirle que renuncias a toda maldición y que estas dispuesto a buscarle de todo corazón.

Pastor Fernel Monroy

Author: ottonio@icloud.com

Leave a Reply