<>

¿Qué significado tiene el Jubileo?

Categories: Estudios de la Palabra

Y contarás siete semanas de años, siete veces siete años, de modo que los días de las siete semanas de años vendrán a serte cuarenta y nueve años. Entonces harás tocar fuertemente la trompeta en el mes séptimo a los diez días del mes; el día de la expiación haréis tocar la trompeta por toda vuestra tierra. Y santificaréis el año cincuenta, y pregonaréis libertad en la tierra a todos sus moradores; ese año os será de jubileo, y volveréis cada uno a vuestra posesión, y cada cual volverá a su familia”. Levítico 25:8-10
El Señor les dice que, cuando se cumplan 49 años tenían que anunciar y proclamar “el año 50”, como “Año de Jubileo”, el cual es conocido también como el año de “Yobel o de trompetas”. Se conoce así, porque se anunciaba al sonido del clangor de un cuerno, lo que hoy conocemos como el shofar. El shofar era la antesala a la declaración del año del Jubileo. Lo que hace interesante esto es que, el año del Jubileo consistía en un bienestar integral para todo Israel. Dios había establecido que a los que estaban en prisión se les abriera la cárcel y las puertas, y los dejaban salir, los que tenían deudas, sus acreedores, su proveedores, llegaban con ellos y les decían mira, traemos buena noticia, ya se anunció año de Jubileo, por lo tanto no me debes nada. También Dios estableció que la tierra iba a descansar y que Israel iba a comer del fruto de ella, pero que ese año no iba a cosechar doblemente la uva, porque tenían que dejar el rebusco. Del trigo también dejaban las gavillas en el camino, que era para los más necesitados, los más desposeídos. En otras palabras, Israel se volvía generoso, Israel tenía que estar dando, bendiciendo, y era un perdonarse de deudas, no había cobro de usura, es más, ya no había deudas, la gente recibía el beneficio, les condonaban las deudas. Israel este año en septiembre ha anunciado el año de Jubileo que se avecina.

El jubileo es el Señor Jesucristo para nosotros como Iglesia de Jesucristo suma doble bendición, porque cuando nuestro Señor expiró en la cruz del calvario, cuando dijo: “Consumado es”, muere y resucita, entonces en ese momento “pagó el precio”, allí entramos al jubileo de la iglesia. Ese momento fue como el sonido del shofar que estaba anunciando: “El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.. (Isa. 61:1-3) Cristo es nuestro JUBILEO RESPLANDECIENTE. Esto tiene que ver con “levántate y resplandece porque ha venido tu luz”.
Un año de resplandor en nuestras vidas. Resplandeceremos en un mundo de tinieblas que, sucumbe ante tanta crisis. Recordemos Isaías 60:1-2 y no dependamos de lo que pasa en la tierra, sino de lo que dice la Palabra. Si pasaran cosas adversas, pero estoy en el propósito de Dios se que, “todo obrará para bien”. Para el que no tiene a Cristo en su corazón o no se ha reconciliado, las noticias son fatales. Toda la Palabra se está cumpliendo, dice la Biblia que habrá terror por todas partes, tinieblas cubrirán la tierra, inmoralidad, sodomía, corrupción, tantas aberraciones manifestadas a gran escala. Todo esto pasará, está escrito, se cumplirá. “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Mt. 24:35), porque es parte de las señales de este fin. Pero recuerde que, usted está resguardado por parte del Señor, hay un vallado de ángeles, hay un resguardo sobrenatural, sobre mí amanecerá Jehová, repita: Me voy a levantar y voy a resplandecer.

Estamos entrando hacia el 2016 en la presencia del Señor, allí hay plenitud de gozo, los ángeles derraman del vino celestial, las vasijas se vierten, recibe la bendición de Dios, en un nuevo ciclo, en un nuevo año, donde miraremos cosas gloriosas, poderosas, donde el Dios de los cielos nos bendecirá, nos abrirá camino, nos abrirá las puertas, derramará su bendición, y nosotros pondremos por obra la Palabra en obediencia, no retrocederemos, sino que avanzaremos para complacer el nombre de Dios en este año de bendición, en su presencia hay plenitud de gozo.
Apóstol Fernel Monroy

Author: ottonio@icloud.com

Leave a Reply