<>

LOS ROBUSTOS DE DIOS (1)

Categories: Estudios de la Palabra

Esta expresión tiene que ver con personajes fuertes, firmes y vigorosos. Son aquellos hombres y mujeres que manifiestan algo muy distintivo de parte de Dios en su vida. Todos ellos tuvieron una formación interna y su vida deja un mensaje para que aprendamos. Son todos aquellos que han destacado, han manifestado una virtud y una faceta de Dios. Él nos rescató de tinieblas para anunciar sus virtudes. Dios es un “Dios de virtudes”, no podemos anunciar fracasos, malas noticias, pérdida, derrota, no podemos anunciar lo que Dios no tiene. En el cielo no hay fracaso ni enfermedad, Dios no te puede dar lo que Él no tiene. Él permite procesos en nuestra vida para formación, eso es innegable, antes de darle valor a una piedra la pulen. ¿Cómo nos encontró el Señor? Él nos tomó en cuenta, pero en su mente estaba procesarnos. El Señor no termina su obra contigo todavía, ten paciencia…

Moisés, tuvo que ser llevado al palacio para posteriormente salir como libertador
Abraham, fue trabajado y probado con lo que le hacía sonreír.
David, pasó por tremendos procesos, pero fue el hombre que mostró una entrega tal que, Dios le llama “El Dulce Cantor de Israel”, y Dios le dio la dicha que, de su linaje viniera el Mesías. Es una honra que Dios le dio a este hombre vigoroso que nos enseña una de las facetas de Dios
Pablo, el hombre de las revelaciones. Le fue enviado un aguijón, un emisario de satanás (cuidado si eres un globo, porque Dios tiene un alfiler a la vuelta de la esquina). Hincharse es tan fácil si no aprendemos a humillarnos en la presencia de Dios. Ascensos en el servicio te pueden envanecer, no hay peor cosa que un “siervo orgulloso sirviendo a un Dios humilde”.
José, un hombre que comenzó a recibir sueños de Dios, pero que, cuando los expresó a sus hermanos lo envidiaron. La túnica de colores era una distinción para los que iban a ser reyes, mostraba a los demás que él tenía algo especial, amado de su padre en una forma muy peculiar, va a la cisterna, va a la cárcel, es difamado. Pero llegó a ser un “robusto de Dios”; quien tenía que mantener a un pueblo con vida, Dios lo quería en el palacio de Egipto para ser un preservador de vida, y tuvo un tremendo proceso. Génesis 50:16-20 Los mismos hermanos que lo vendieron, son los que cuando llega el tiempo de la honra, los que le hicieron daño llegan a implorarle su favor. Nunca hagas injusticia delante de Dios y con los hombres de Dios, porque a la postre te tocará llegar a pedir el favor de ellos. Por eso es importante que cuidemos nuestras declaraciones y acciones.
Jefté también fue despreciado por sus hermanos, le dijeron que no podían heredar con ellos porque era un hijo ilegítimo, lo echaron, pero al pasar el tiempo, hubo problemas en Galaad, y se recuerdan que Jefté se levantó con un ejército, y fueron los ancianos a pedirle ayuda, a pedirle que fuera su libertador. Dios honra al que le honra.

Así como es tu llamado, así será tu formación. Hay árboles que los primeros 10 años de su vida pasan escondidos, creciendo en sus raíces, hay hombres así, escondidos de momento, pero creciendo para llevar bendición a muchos.

Juan el teólogo, el robusto de la escatología, el vigoroso, un hombre conocido debido al acercamiento que mostró hacia el Señor, fue conocido como el “discípulo amado”, pero antes de eso tenía sentimientos de venganza, de hacer caer fuego para terminar con los enemigos. Ese mismo Juan fue el robusto de la escatología. Llegó a ser íntimo del Señor. Fue llevado a una pequeña isla en un archipiélago en las costas de Grecia, donde recibe la revelación del Apocalipsis. Esa isla tan solo tiene 34 km. cuadrados. La población actual de esa isla es tan sólo de 3,044 personas. Dios se luce en la debilidad del hombre, en el escenario más hostil, allí se muestra la grandeza de Dios.

Había un plan soberano para que vinieras a esta tierra, donde Dios se iba a lucir, nacemos por voluntad de Dios, “somos vencedores” y en Cristo “somos más que vencedores”. “Todo lo podemos en Cristo que nos fortalece”. Naciste para amar y para dar amor y ser amado. Examina tu vida, permite que el poder del Espíritu Santo te haga un robusto de Dios. Él está trayendo luz, restauración donde hubo ruina, donde hubo caos trae orden, Dios se va a mostrar en ti. Cristo ya te perdonó, si te dijeron no sirves, el Señor te dice “Yo de ti y en ti haré algo grande”, recibe la oportunidad que viniste a buscar.

Apóstol Fernel Monroy

Author: Pancho Gonzalez

Leave a Reply